Crea tu futuro

<<Todos nacemos con el talento para cumplir nuestros sueños>> Dr. Mario Alonso Puig (1). Sirva esta cita como introducción al tema que nos ocupa hoy: la relación entre autonomía emocional -uno de los pilares de la Educación Emocional- y la capacidad de crear nuestra realidad y de permitir aflorar nuestro talento fruto de combinar inteligencia y creatividad.

Sirva asimismo este post para divulgar la figura del Dr. Mario Alonso Puig, gran comunicador y divulgador científico, especialista en cirugía general y del aparato digestivo, miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia,  toda una eminencia en cuanto a inteligencia y pensamiento humano. Desde aquí nuestro agradecimiento a su incansable labor, la cual es fuente de inspiración y de constante aprendizaje, y al que os animamos a seguir.

Exponemos a continuación las importantes claves que proporciona el Dr. Alonso Puig para desplegar todo nuestro potencial y contribuir así a crear la realidad que queremos. Simultáneamente iremos viendo las aportaciones que realiza la Educación Emocional para ayudarnos a conseguir dichos objetivos.  Por lo que, una vez más, acudimos al gran experto en Educación Emocional Prof. Dr. Bisquerra cuando se refiere a la autonomía emocional comprensiva de un conjunto de características y elementos relacionados con la autogestión personal que nos permiten avanzar en nuestro crecimiento personal independientemente de las circunstancias negativas del entorno:  autoestima, actitud positiva ante la vida, responsabilidad, capacidad para buscar ayuda y recursos, capacidad para analizar críticamente las normas sociales y autoeficacia emocional.

  • ¿Cómo afloramos nuestro potencial?:   Resumimos 12 claves del Dr. Mario Alonso Puig (2)

1.- Entrenando la mente igual que se entrena un deportista. Debemos enfocarnos en lo que podemos hacer –no en los obstáculos que seguramente hagan aparición- y localizar posibilidades de actuación.

> Nuestra propuesta: cuando tu mente se distraiga enfocándose en algún obstáculo, cambia tu pensamiento por otro alternativo, seguro que hay otra forma de enfocar la situación. Hazlo a menudo y con el tiempo conseguirás entrenar tu mente para ello, verás cómo poco a poco desaparece la tendencia a fijarte en los obstáculos y en su lugar te estarás acostumbrando a descubrir oportunidades. ¡ENTRENA CADA DÍA!

2.- Siendo creativos. Todos podemos serlo, es inherente al ser humano, aunque muchos piensen que no lo son. Debemos procurarnos un estado de ánimo, lo más óptimo posible dentro de las circunstancias, que nos ayude a relacionar ideas y así realizar procesos creativos.

 > Nuestra propuesta: Aprovecha los momentos en que te encuentres bien, tranquilo, descansado, para pensar en nuevas ideas o relacionar las que ya tengas; muchas personas realizan procesos creativos durante un paseo, en la ducha etc.  En este aspecto la Educación Emocional nos enseña a autogenerar emociones positivas para crear estados de ánimo óptimos. (Recuerda la actividad, con la que puedes aprender a autogenerarte emociones positivas, de la sección “Las cinco competencias emocionales”- Competencias para la vida). ¡ENTRENA CADA DÍA!

3.- Buscando recursos emocionales, trayendo a nuestra memoria momentos en que hayamos conseguido logros significativos y así hacer consciente nuestro sentimiento de capacidad.

> Nuestra propuesta: En los momentos de duda, incertidumbre o pesimismo, párate a pensar, reflexiona, haz memoria y trae al presente aquella situación en la que conseguiste tu objetivo o simplemente te sentiste bien haciendo algo. Si en el pasado ocurrió puedes volver a conseguir lo que te propones.

La Educación Emocional nos ayuda a percibirnos capaces, eficaces en lo que emprendemos focalizándonos en nuestras fortalezas y haciendo más consciente nuestra identidad positiva. (Recuerda la actividad, con la que podrás aprender a identificar tus fortalezas, de la sección “Las cinco competencias emocionales”- Autonomía emocional). ¡ENTRENA CADA DÍA!

4.- Entrenando el futuro: el pasado no es determinante. Las situaciones y experiencias vividas nos dan información pero no determinan nuestro futuro.

> Nuestra propuesta: destierra pensamientos que te lleven a recordar circunstancias negativas del pasado, ello te limita para seguir avanzando en tu evolución personal. Utiliza el pasado para darte cuenta de qué has aprendido y qué cosas no vas a repetir porque no te aportaron nada o te perjudicaron. No utilices las vivencias negativas del pasado como excusa para limitar tu presente o tu futuro. ¡ENTRENA CADA DÍA!

5.- Regulando las emociones aflictivas, como el miedo, mediante técnicas físicas apropiadas: la respiración diafragmática cambia la química hormonal modificando nuestra atención hacia alternativas y posibilidades.

> Nuestra propuesta: Entrénate en identificar cómo te sientes, conecta con tus emociones varias veces al día. Detecta qué pensamientos se encuentran detrás de ese estado emocional. Dedica minutos del día a realizar respiraciones, también puedes practicar mindfulness o  meditación.

La Educación Emocional nos acerca a técnicas como la reestructuración cognitiva. (Recuerda la actividad que puedes realizar de la sección “Las cinco competencias emocionales”- Regulación emocional). ¡ENTRENA CADA DÍA!

6.- Ejercitando la paciencia, la persistencia, el esfuerzo y la constancia para no caer en el desaliento y ser conscientes como dijo Thomas Edison de que “el genio es 1% inspiración y 99% trabajo”, por eso que está en nuestra mano cosechar oportunidades de crecimiento personal, laboral etc.

La Educación Emocional nos enseña a poner en marcha nuestra  automotivación, implicándonos emocionalmente en dirigirnos a nuestros objetivos.

> Nuestra propuesta: interésate en formarte y ejercitar día a día tus competencias emocionales; desarrollar tu inteligencia emocional y seguir el camino de tu evolución personal desde el autoconocimiento requiere de mucho tiempo, constancia y esfuerzo. ¡ENTRENA CADA DÍA!

7.- Haciendo aflorar valores implícitos en la naturaleza humana que nos sirven de guía: la bondad, la generosidad y la solidaridad.

En este sentido la Educación Emocional y la Ética van de la mano. De la misma forma que implicarse en comportamientos saludables y vivir con responsabilidad.

> Nuestra propuesta: busca el bien de los demás, sé ejemplo para los demás, sirve a los demás. Además comprobarás que todo lo bueno de ello vuelve a ti. ¡ENTRENA CADA DÍA!

8.- Parando los pensamientos que nos lleven a la desesperanza y que nos avocan a dejar de esforzarnos y por lo tanto nos separan de la consecución de nuestros propósitos. ¡ENTRENA CADA DÍA!

9.- Desechando nuestras creencias limitantes que nosotros mismos nos imponemos con nuestros pensamientos no realistas. ¡ENTRENA CADA DÍA!

10.- Escuchando nuestra voz interior que nos anima a creer en nosotros mismos, y no a la voz que nos sugiere “no puedes”.

> Nuestra propuesta: Deshecha pensamientos como << es que no sirvo para esto>>, <<no lo voy a conseguir porque no soy capaz>>,  tan solo son pensamientos limitantes que nosotros mismos creamos. No dejes de intentar hacer realidad tu objetivo, persiste en ello, recuerda que los objetivos que te plantees tienen que ser realistas, en otro caso siempre estás a tiempo de cambiarlos y encaminarte a otros alternativos. ¡ENTRENA CADA DÍA!

11.- Dándonos cuenta de con qué actitud nos posicionamos ante una determinada realidad, por cuanto ello va a afectar a nuestras emociones y por lo tanto a cómo va a desenvolverse la situación y cómo me voy a sentir durante el proceso. Ser conscientes de que puedo elegir con qué actitud positiva o negativa afronto la realidad.  Como expone el Dr. Alonso Puig, el enfoque que demos a nuestra atención afecta a nuestro nivel de energía, a nuestra capacidad de resolver problemas, en definitiva a la posibilidad de tener éxito o de fracasar en aquello que nos propongamos (3).

¡ENTRENA CADA DÍA!

12.- <<La vida pide que demos la talla que por naturaleza tenemos>> nos dice Alonso Puig, por lo que mejor nos servirá ver desafíos donde hay dificultades y dejar de prestar atención solo a lo que no funciona.

La Educación Emocional nos ayuda a entrenar las habilidades necesarias para ser más resilientes ante las inevitables circunstancias negativas que aparecerán en nuestra vida. ¡ENTRENA CADA DÍA!

Y como conclusión nos aconseja Alonso Puig:

  • Mantener una visión de alcance, observando las cosas de una manera desacostumbrada que nos ayude a descubrir nuevas posibilidades
  • Mantener la confianza en nosotros mismos
  • Actuar estratégicamente dando el primer paso.

 

En definitiva, identifica tus fortalezas, son los talentos con los que cuentas, aplícalos en tu día a día, enfocándote a objetivos realistas, manteniendo la confianza en ti mismo. Mantén una actitud positiva. Persiste: entrena día a día tu inteligencia emocional. ¡ENTRENA CADA DÍA!

Y ante todo recuerda que los niños aprenden por imitación, sé consciente de que siguen tus pasos, también en esto.

Como dice Mar Romera: <<Nuestros hijos no aprenden lo que les enseñamos, nos aprenden a nosotros: nuestros miedos, nuestras ilusiones, nuestros hábitos, nuestros valores y nuestros sueños >> (4)

Terminamos con este simpático video: https://www.youtube.com/watch?v=0_raPyspIsc

y después te animamos a la reflexión: ¿Qué estás haciendo para crear tu futuro? ¿Te enfocas en las posibilidades realistas de avanzar en el camino o en los obstáculos? ¿tienes miedo a equivocarte o ves los errores como ocasiones de aprendizaje? ¿persistes o te rindes fácilmente? ¿eres consciente que tu futuro depende mucho de tu mirada, de qué enfoque des a lo que ocurre en tu día a día?

Fuentes y Bibliografía:

Evoluciona. Desarrolla tu inteligencia emocional.
educación emocional para ti ©

error: Content is protected !!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Política de cookies

Cerrar