¿QUÉ ES?

La educación emocional es una innovación educativa que se construye como complemento a la educación cognitiva para lograr el desarrollo de la personalidad integral mediante el desarrollo de las competencias emocionales. Teniendo en cuenta que los niños y adolescentes aprenden por imitación de los adultos y que éstos forman parte de la comunidad educativa, es una prioridad que el proceso de aprendizaje continuo, dirigido a desarrollar, a lo largo de la vida, las competencias emocionales se extienda más allá de la niñez y adolescencia y sean los adultos los primeros que lleven a cabo el desarrollo de sus propias competencias emocionales:

  • Conciencia de nuestras emociones y de las ajenas para poder identificarlas y comprenderlas;
  • Regulación adecuada de las emociones mediante técnicas apropiadas;
  • Desarrollo de la autonomía emocional, independientemente de las circunstancias negativas del entorno, desarrollando la autoeficacia y la responsabilidad;
  • Mejora de las habilidades interpersonales como la empatía y el fomento de un clima social favorable
  • Fomento de las competencias para la vida y el bienestar personal y social como, entre otras, la capacidad de generar por uno mismo emociones positivas construyendo estados emocionales positivos con voluntad y actitud.

 

Partiendo del constructo de Inteligencia Emocional que en 1990 elaboraron Peter Salovey y John Mayer y que más tarde popularizó Daniel Goleman, la educación emocional tiene aplicaciones en la prevención inespecífica,y se extiende más allá al  tomar recursos de la neurociencia, psicología positiva, inteligencias múltiples, mindfullness, fluir, etc.

Entre otros objetivos que conseguimos cuando desarrollamos las competencias emocionales, están los siguientes:

  • Autoconocimiento
  • Mejora de la autoestima
  • Responsabilidad-Proactividad
  • Autocontrol-Regulación emocional
  • Automotivación
  • Resiliencia
  • Empatía
  • Asertividad
  • Mejora de la comunicación
  • Actitud positiva
  • Optimismo-Ilusión
  • Desarrollo de la capacidad de fluir

 

Por todo ello, de acuerdo a los estudios empíricos más recientes, la educación emocional actúa como prevención  a determinadas disfunciones (estrés, depresión, impulsividad, agresividad, comportamientos de riesgo etc.).

Asimismo, existen evidencias de la relación entre emoción y salud y cómo las emociones positivas contribuyen a aumentar nuestras defensas, consiguiendo el fortalecimiento del sistema inmunitario y en definitiva un mayor bienestar personal. Se han identificado más de cuarenta enfermedades que pueden ser consideradas de carácter psicosomático (Bisquerra, Rafael (Coordinador), 2012 ¿Cómo educar las emociones? La inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia. Esplugues de Llobregat. Barcelona. Hospital Sant Joan de Dèu).

La educación emocional sigue una metodología práctica (dinámica de grupos, autorreflexión, actividades prácticas, etc.). Con la información no basta, por ello el proceso de evolución en competencias emocionales debe ser continuo, permanente a lo largo de la vida y requiere tiempo y dedicación. Asimismo, los programas de educación emocional deben ir acompañados de principios éticos que garanticen una adecuada formación.

Evoluciona. Desarrolla tu inteligencia emocional.
educación emocional para ti ©

 

error: Content is protected !!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Política de cookies

Cerrar