¿QUÉ ES?

Siguiendo al gran referente en Educación Emocional Dr. Rafael Bisquerra Alzina, referimos la Educación Emocional como la innovación educativa, que se construye como complemento a la educación cognitiva para lograr el desarrollo de la personalidad integral mediante el desarrollo de las competencias emocionales.

Se trata de un proceso de aprendizaje continuo, dirigido a desarrollar a lo largo de la vida las competencias emocionales.

En estudios sobre grupos de jóvenes se ha hallado una correlación entre un mayor nivel de inteligencia emocional y la percepción que tenían de que sus padres habían sido personas emocionalmente inteligentes, habiéndoles ayudado a desarrollar su propia inteligencia emocional motivándoles a la identificación, comprensión y regulación de sus emociones, facilitándoles herramientas y recursos para ello, y reforzándoles cuando conseguían esta autorregulación, revelando por tanto un efecto sustancial del modelado de los padres hacia los hijos (Martinez-Pons, M. (1999). Parental Inducement of emotional intelligence. Imagination, cognition and personality). Estas conclusiones manifiestan la gran importancia de que sean las figuras de apego quienes primero entrenen y desarrollen un adecuado nivel de sus competencias emocionales, esto es, que la Educación Emocional sea una realidad no solo en las escuelas, si no que se convierta en un <<estilo de vida>> para todos, conducente al bienestar personal en todos los ámbitos y por expansión el de la comunidad.

¿Cuáles son las competencias emocionales que podemos entrenar día a día?

  1. Tomar conciencia de nuestras emociones y de las ajenas para poder identificarlas y comprenderlas
  2. Entrenar una regulación adecuada de las emociones mediante técnicas que nos permitan adecuar su intensidad y duración.
  3. Proponernos el desarrollo de la autonomía emocional independientemente de las circunstancias negativas del entorno.
  4. Entrenar habilidades interpersonales como la empatía y el fomento de un clima social favorable
  5. Fomentar competencias para la vida y el bienestar personal y social como la capacidad de generar por uno mismo emociones positivas construyendo estados emocionales positivos con voluntad y actitud.

La Educación Emocional sigue una metodología práctica (cursos, talleres vivenciales, dinámica de grupos, autorreflexiones, actividades prácticas…). Con la información no basta, por ello el proceso de desarrollo de competencias emocionales debe ser continuo, permanente a lo largo de la vida, entrenarse día a día con atención y dedicación .

Asimismo, los programas de educación emocional deben ir acompañados de principios éticos  que garantizan una formación adecuada.

A partir del constructo de Inteligencia Emocional que en 1990 elaboraron Peter Salovey y John Mayer y que más tarde popularizó Daniel Goleman, la Educación Emocional se extiende más allá de la Inteligencia Emocional al tomar recursos de la neurociencia, psicología positiva, inteligencias múltiples, mindfulness, fluir, etc.

Evoluciona. Desarrolla tu inteligencia emocional.
educación emocional para ti ©

error: Content is protected !!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Política de cookies

Cerrar