Cómo «educar sin miedo» – Campaña creada por #padresformados

Fruto de nuestra misión de divulgar la Educación Emocional en España y en otros rincones del mundo, queremos hacernos eco y dar difusión a esta Campaña de sensibilización denominada “Educar sin miedo, bajo su lema Por una educación consciente, emocional y respetuosa. Esta campaña está creada por #padresformados, de la mano de la Coordinadora de este proyecto formativo, la pedagoga Leticia Garcés Larrea.

Campaña de sensibilización Educar sin miedo: www.padresformados.es

La campaña trata de “concienciar sobre la importancia de educar sin generar miedo en los menores y sin que la emoción del miedo se apodere de las intervenciones educativas que los adultos llevamos a cabo.

El objetivo principal es sensibilizar sobre la importancia d educar con afecto, desde la educación emocional, con respecto y siendo conscientes de que el miedo condicionado daña la estructura cerebral de niños y niñas que están en desarrollo y cuya necesidad principal es vincularse afectivamente con sus figuras de referencia, sintiéndose amados, no solamente siendo amados y creando apegos seguros y relaciones estables.”

Desde educacionemocionalparati.es aplaudimos esta iniciativa, que comparte una misión similar, ya que ayuda a crear conciencia en la sociedad de la posición que ocupan las madres y padres en la comunidad educativa, significando su papel de educador emocional, modelo de comportamiento de los hijos.

Es importante darnos cuenta de cómo usamos el lenguaje con nuestros hijos y de qué mensajes les lanzamos cuando nos relacionamos con ellos. Debemos ser conscientes de nuestra influencia en la formación de su autoconcepto y de una identidad positiva; en definitiva, tomar conciencia de la importancia que para los adultos tiene aprender a educar con afecto.

¿Qué nos aportan los expertos?

R. Bisquerra apunta que “la educación emocional debe empezar desde el nacimiento, y por lo tanto la familia tiene una función muy importante en este sentido”; “la gestión de los conflictos es un aprendizaje que se inicia en la familia. Madres y padres deberían tomar conciencia de su importancia y desear formarse con una doble finalidad. Por una parte con la intención de aprender a ejercer la inteligencia emocional en sí mismos; por la otra, para contribuir a que los hijos tengan más inteligencia emocional”. (1)

Con relación al papel de los padres, seguimos a J.A. Marina cuando se refiere a que la “inteligencia generadora estaría compuesta de esquemas emocionales que son estructuras neuronales llenas de información adquirida a través de la experiencia vital” (2), y que “los padres que planifican experiencias gradualmente alentadoras para sus hijos, les brindan la posibilidad de superar para siempre sus temores” (3).

Las creencias a cerca de nosotros mismos y de nuestra capacidad para enfrentarnos a los problemas es algo que podemos educar. Se trata de potenciar un “estilo afectivo que propicie respuestas y emociones positivas (Marina).

El psicólogo Albert Bandura lo denomina el “sentimiento de la propia eficacia”: “Creo que nada influye más en nuestro comportamiento -nos dice- que la idea que tenemos acerca de nuestra capacidad para hacer algo, o para enfrentarnos con algún problema” (4, citado por Marina).

Cristophe André, médico psiquiátra y psicoterapeuta, se refiere al “sereno artesano de sí mismo” (5, citado por Marina).

Está en nuestras manos, como madres y padres, aprender a educar con afecto.

Por todo ello, os recomendamos los recursos (videos, cortometrajes, entrevistas a madres, publicaciones, frases para reflexionar, tips, etc.) que la campaña #Educarsinmiedo de #Padresformados ha puesto a disposición en las redes sociales.

No os perdáis los videos y cortometrajes publicados, que nos facilitan la comprensión de la educación con afecto, en la que el amor sea el vínculo con nuestros hijos y que el miedo en los menores no sea la emoción que generemos para educar.

Asimismo muy interesantes las entrevistas realizadas a madres, donde se dialoga, entre otros temas, sobre la gestión de los conflictos como oportunidades de aprendizaje, recurriendo a recursos como la empatía y la no etiquetación para la consecución de una sana autoestima.

Con sus frases para reflexionar, la autora, Leticia Garcés, nos invita a reflexionar sobre cómo usamos nuestro lenguaje con los menores, aportando las claves para aprender a resolver con afecto aquellas situaciones que con frecuencia requieren de una solución apropiada, teniendo en cuenta nuestro estado emocional.

En definitiva, coincidimos en la importancia de crear conciencia de la responsabilidad de los adultos para contribuir a la construcción de una identidad positiva en los menores, un adecuado autoconcepto y una sana autoestima, creando un vínculo basado en el amor y no en la emoción del miedo.

Bibliografía:

(1)Bisquerra, R. (Coordinador). ¿Cómo educar las emociones? La inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia. 11, 29. (2011) Barcelona: Hospital San Joan de Déu.

(2), (3), (4), (5) Marina, J.A., La educación del talento. Biblioteca UP. 87, 76, 77, 97; (2010) Barcelona: Ariel.

Evoluciona. Desarrolla tu inteligencia emocional.
educación emocional para ti ©

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Política de cookies

Cerrar